jueves, 4 de agosto de 2011

LA CALLE 21 DE ENERO DE VALLE DE LA PASCUA. SU HISTORIA

LA CALLE 21 DE ENERO DE VALLE DE LA PASCUA. SU HISTORIA

(Llamada en distintos tiempos: Calle Chispero / El Lumbrero / El Diablo).

FELIPE HERNÁNDEZ G.
UNESR/Cronista de Valle de la Pascua

Las calles también llamadas rúas, son espacios urbanos lineales que permiten la circulación de personas y vehículos, y dan acceso a las viviendas, edificios, instituciones, comercios y solares que se encuentran a ambos lados. El espacio de la calle es de longitud indefinida, sólo interrumpida por el cruce con otras calles o, en casos singulares, por el final de la calle, en una plaza, en un parque urbano, en otra calle, o por el final de la ciudad en el límite con el campo.
En el caso de la calle 21 de Enero de Valle de la Pascua, como espacio para el desplazamiento vehicular y peatonal, comienza al Sur-Este de la ciudad, frente de la cerca perimetral del Liceo “José Gil Fortoul” en la avenida Libertador y desde ahí se extiende hasta la calle Los Cardones o calle El Mercado al Sur-Oeste, donde finaliza, frente a la vivienda del conocido músico vallepascuense Ramón Loreto. Son ocho cuadras llaneras de longitud irregular, expresión del crecimiento demográfico espontáneo y con escasa planificación de la ciudad, producto del contingente de población de migración rural-urbana que se inició en nuestro país a partir de la segunda década del siglo XX y se acentuó después de 1936 hasta la actualidad. Al inicio de su recorrido, bordea la pared Norte de la Escuela Básica “Carlos José Bello”, siendo atravesada desde la avenida Libertador Este, donde nace, por la calles Deleite, Camaleones, Retumbo, Atarraya, La Vigía, Buenos Aires y La Aurora, hasta llegar a calle Los Cardones, donde finaliza.

Hipotéticamente se infiere, que su gestación como calle debió comenzar a partir del año 1938 y subsiguientes, cuando en las inmediaciones se inició la construcción de la sede del Grupo Escolar “Carlos J. Bello”. Razón que explica porque hasta el año 1959 aproximadamente, la calle 21 de Enero era llamada calle Chispero, en alusión a las chispas de fuego de soldadura que se desprendían al soldar los tubos y cabillas de hierro utilizadas para armar la estructura del edificio, al momento de realizar los herreros su trabajo. Un espectáculo novedoso e inusual para una población fundamentalmente de origen campesino que transitaba o ya estaba establecida en el sector, acostumbrada a vivir en viviendas de bahareque, cuyas bases eran de madera, razón por la cual, seguramente muchos de ellos desconocían el uso del hierro como material de construcción. Además de calle El Chispero, informalmente los vecinos también le llamaban calle El Lumbrero.

No hay ninguna duda que inicialmente la calle se llamó el Chispero, puesto que en los permisos de construcción que para la época otorgaba el MSAS, así aparece registrada en documentos consultados. A modo de ejemplo, en diciembre de 1957, ese organismo le otorgó un permiso al señor José Antonio Gómez, para que construyera una casa en la citada calle, entre Sur 2 (calle Deleite) y Sur 3 (calle Camaleones), el mismo dice así: 

MINISTERIO DE SANIDAD Y ASISTENCIA SOCIAL
DIVISIÓN DE INGENIERÍA SANITARIA
SERVICIO DE INGENIERÍA SANITARIA DE VALLE DE LA PASCUA.-

PERMISO SANITARIO PARA: CONSTRUCCIÓN.270.
Propietario: JOSÉ A. GÓMEZ. Su dirección: CAMPO CARITO SECO. Dirección de la obra: CALLE CHISPERO Nº s/n. Ingeniero: PRÓSPERO GÓMEZ (Maestro de Obras).
Valle de la Pascua, 28 de diciembre de 1957.
VºBº
Dr. Manuel Montañez.-
Médico Jefe de la Unidad Sanitaria.           José A. Coronil (Inspector).

La confirmación que la calle Chispero pasó a llamarse después de 1958, calle 21 de Enero, se aprecia en el Contrato que el señor José A. Gómez posteriormente suscribió con el Instituto Nacional de Obras Sanitarias –INOS- en el año 1961, donde se lee:
Contrato Nº 560.-
Cuenta Nº 1777-N.
            Yo, José Antonio Gómez, mayor de edad, venezolano y de este domicilio, por medio del presente documento, declaro: Que debo y pagaré al Instituto Nacional de Obras Sanitarias (INOS), Instituto Autónomo creado por Decreto Ejecutivo Nº 71, de 15 de abril de 1943, la cantidad de CIENTO OCHENTA Y CINCO bolívares, por valor de la instalación del servicio del Acueducto Local, que comprende: Desde la toma en la red de distribución al contador de agua, ejecutadas en una casa de mi propiedad, ubicada en la calle 21 de Enero, salida al Socorro a media cuadra del Grupo Nuevo, y distinguida con el número de esta población…
            Se hacen dos ejemplares de un mismo tenor y a un solo efecto en Valle de la Pascua, a los doce días del mes de Junio de mil novecientos sesenta y uno.
Aprobado

          Pedro Méndez                                             José Antonio Gómez

            Como se puede ver, el permiso que en 1957 otorgó el MSAS para construir  la vivienda, ubica el solar en la calle Chispero, y el contrato que en 1961 suscribe el propietario con el INOS para la aducción de agua, la ubica en la calle  21 de Enero. La referida vivienda construida por José Antonio Gómez, en la actualidad es propiedad del señor Aarón Seijas González y en ella habita la profesora Haydee Seijas de Ledezma. 

Un dato expuesto en el documento, digno de señalarse, es el siguiente: la vivienda está “ubicada en la calle 21 de Enero, salida al Socorro a media cuadra del Grupo Nuevo”, de lo cual puede inferirse que ese era el límite Sur de la ciudad, es decir, que para la fecha, hasta ahí llegaba la ciudad. y, el Grupo Nuevo a que hace mención, es la Escuela “Carlos José Bello”. 

El nombre de calle 21 de Enero se lo asignó oficialmente el Concejo Municipal del Distrito Infante después del 23 de Enero de 1958, cuando cayó la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. Con este nombre se reivindica a la huelga general que convocó la Junta Patriótica contra la dictadura, para exigir el retorno a la democracia, la cual comenzó con la huelga de la prensa, la cual pasó luego a ser una huelga general, desde el 21 de enero de 1958. Al respecto, la investigadora María Bravo (2000), expone: 

Todos exigían un retorno a la democracia; comenzó una huelga de prensa y después una huelga general desde el 21 de enero de 1958, convocada por la Junta Patriótica (AD, COPEI, PCV, URD). Los jefes militares se reunieron en la Academia Militar para analizar la situación y concluyeron que era necesario formar una Junta Militar de Gobierno que pidiera la renuncia a Pérez Jiménez; así, el 23 de Enero de 1958, claudicó el dictador y salió al exterior como presidente depuesto En su reemplazo fue constituida una Junta de Gobierno encabezada por el contralmirante Wolfang Larrazábal e integrada por militares que poco después, ante la protesta del pueblo, fue cambiada por civiles.

En el devenir de la calle 21 de Enero se pueden distinguir desde su gestación, dos momentos:
1.- El establecimiento poblacional en el sector se inició a finales de los años 30 y principio de los 40, por la parte Este, y así se mantuvo hasta finales de los años cincuenta. Esa primera parte corresponde a la llamada calle Chispero, que se extendía desde la actual cerca perimetral del Liceo José Gil Fortoul hasta la calle La Vigía aproximadamente.
2.- La calle El Diablo, comprende el sector que se inicia desde la calle La Vigía (El Caño de La Vigía) o el sector La Mariposa como se le llamaba en aquel entonces, hacia el Oeste hasta la calle Los Cardones, el asentamiento poblacional en firme del sector, se inició aproximadamente a mediados de los años cincuenta, ocupando los terrenos donde el señor Manuel Antonio Montenegro tuvo unos potreros. Desde finales del siglo XIX, en dichos potreros se empotreraban los burros que se utilizaban para conformar los arreos donde se transportaba queso y otros productos desde Valle de la Pascua y otros pueblos y caseríos vecinos hasta Villa de Cura, de donde regresaban después de jornadas de ida y vuelta que duraban hasta quince días, cargados de víveres y otras mercancías con que se surtían las bodegas y otros pequeños expendios comerciales de la localidad. 

El sector de la futura calle 21 de Enero que se prolongó desde la calle La Vigía hacia el Oeste, se le comenzó a llamar calle El Diablo desde el principio, por los permanentes conflictos, peleas callejeras y riñas que se presentaban entre los vecinos. Doña Dora Hernández, vecina del sector, de 80 años de edad, dice que se llamaba calle El Diablo, porque “…peleaban mucho y no había paz en esa calle… era muy “respetada” por lo peligrosa… entre los más conflictivos estaban los Plazola, los Campos y una señora de nombre Estéfana Herrera…”. En el sector se establecieron expendios de bebidas alcohólicas (bares) que contribuyeron a acrecentar la fama de zona conflictiva de la citada calle. En el recuerdo de sus habitantes pervive el nombre del Bar San Antonio que fue de Antonio Díaz (calle 21 de Enero c/c La Vigía), el Bar de La Gorda (calle 21 de Enero c/c Buenos Aires) el cual existió hasta el año 2000 aproximadamente y el Bar La Juventud de Luis Abreu, (calle 21 de Enero c/c Atarraya) que todavía existe. Al frente de este bar, por más de treinta años, el Sr. Elio Velásquez mantuvo mayor de víveres, licores y compra de queso llanero. Estos dos últimos establecimientos comerciales, le dieron el nombre a la esquina, la cual, hasta la actualidad es llamada indistintamente, esquina de Elio Velásquez o esquina de La Juventud.

A mediados de los años cuarenta entre las calles Buenos Aires y Aurora mantuvo una bodega el señor Gaspar Zerpa. 

Economía y Sociedad: En la calle 21 de Enero viven ciudadanos de clase media, entre quienes se cuentan, trabajadores del campo y la ciudad, amas de casa, obreros, trabajadores independientes (albañiles, herreros y carpinteros), profesionales, especialmente maestros, secretarias y empleados que laboran algunas instituciones públicas y comercios de Valle de la Pascua. 

Para el año 2011, algunos de los comercios establecidos en la calle 21 de Enero, son los siguientes:
- Entre Av. Libertador y calle Deleite: Asociación Cooperativa “Sazón y Sabor”, Venta de Repuestos (hasta finales de los años 90 en el local estuvo ubicada la Librería “La Popular”, propiedad de doña Rosa Rodríguez de Carrasquel); Panadería La Lusitana (antigua Panadería La Orquídea).
- Entre las calles Deleite y Camaleones: Taller “The Tiger”; Gestoría “Gestomar” de Zoila Marina Seijas de Lasaballet, Centro de Comunicaciones C y M. Com; e Inversiones “Dadecar”.
- Entre las calles Camaleones y Retumbo: Tapicería David, y Venta de Pacas (Bermuda y Sorgo).
- Entre las calles Retumbo y Atarraya: No hay establecimientos comerciales.
- Entre las calles Atarraya y La Vigía: Bar La Juventud de Luis Abreu, Expendio de Bebidas (Antiguo local del Mayor de Elio Velásquez), Agencia de Lotería, Venta de Queso, Taller de Reparación de Motos de Julio Montenegro.
- Entre las calles La Vigía y Buenos Aires: Bodega Brisas del Sur de Regino Hernández, Farmacia Betania, Bar San Antonio I de Raquel Díaz, Taller de Tornería y Soldadura “Tornotren”, y la Bodega de Pedro Escobar (Ucho Escobar).
- Entre las calles Buenos Aires y La Aurora: Carpintería “Magallanes”, Venta de aceites y lubricantes.
- Entre las calles La Aurora y Los Cardones: Recarga de Baterías, y un autolavado de automóviles.

Entre las calles Buenos Aires y Aurora, está el local de la iglesia evangélica “Ríos de Agua Viva”.
Las primeras familias que se establecieron en la calle El Diablo, provenían de los caseríos La Unión, La Dormida, Los Algodones, Las Dos Palmas, la Ceiba, Las Rositas, Corozalito, La Hogaza, El Caribe, Jácome, La Ramonera, Roncador, entre otros.
Algunos apellidos de familias emblemáticas de la calle 21 de Enero, son: Carrasquel Rodríguez, Albert Álvarez, Padilla Perdomo, Seijas González, Lasaballet Seijas, Bastardo Suárez, Ramírez, Higuera Hernández, García, Ledezma, Díaz, Figueroa Rengifo, Hernández, Pérez Sánchez, González Pérez, Montenegro, Escobar Álvarez,  Requena Ledezma, Osorio, Álvarez Álvarez, Arias, Rojas, Magallanes, entre otras.  
Es la calle 21 de Enero, una expresión de la modernidad, donde, según el urbanista Gustavo Giovannoni, las calles que en otros tiempos se usaban casi exclusivamente para delimitar el espacio construido y dar acceso a los edificios, se han convertido, en la ciudad moderna, en contenedores de la circulación de vehículos y personas, porque «...las calles son los verdaderos órganos del movimiento de las ciudades».
REFERENCIAS

- BRAVO, María y otros. (2000): Vías hacia la Modernización 1935-1958. Caracas: Fundación Polar-El Nacional. Fascículo 21. pp. 241-249.
- MSAS. División de Ingeniería Sanitaria. 1957. Valle de la Pascua.
- INOS. 1961. Valle de la Pascua.

TESTIMONIOS

- Aarón Seijas González. (Propietario de una vivienda en la calle  21 de Enero).
- Doña Dora Hernández. (Habitante del Sector).
- José Rafael Rojas. Habitante del Sector y funcionario del Concejo Municipal de Infante (VLP).
- Liseth Mary Hernández Castillo. Estudiante del Liceo “José Gil Fortoul”, pasante en el Concejo Municipal de Infante. (VLP).
- Marisol González Arzola. Vivió hasta la década de los 80 en la esquina de la calle 21 de Enero c/c La Vigía.

            En la ciudad de Valle de la Pascua, a los dos días del mes de agosto del año 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario