miércoles, 22 de febrero de 2012

DON CARLOS ZAMBRANO, MAESTRO DE SASTRES


FELIPE HERNÁNDEZ G.
felipehernandez56@yahoo.es
UNESR/Cronista Municipal
           
            Natural de Bucaramanga, capital del departamento de Santander-Colombia, a principio de los años cincuenta del siglo pasado, posó su planta peregrina en Valle de la Pascua, don Carlos Alberto Zambrano R., a su llegada estableció su residencia en la calle Atarraya, entre Las Flores y Bolívar, en una vivienda propiedad de don Arturo Díaz Vargas.
            Sastre de profesión, casi inmediatamente de su llegada, estableció un servicio de costura para hombres, que llamó Sastrería “La Mejor”, ubicada en la esquina de La Torre (hoy también llamada esquina de La Llanera), diagonal a la plaza Bolívar, en una vivienda de dos plantas propiedad de doña Juana Soto.
            El dominio del arte de trazar y modelar, cortar y coser, probar, confeccionar y reproducir, determinó que desde el principio sastrería “La Mejor” fue un establecimiento bien recibido, una referencia obligada a la hora de confeccionar trajes masculinos, que le granjeó una importante clientela, razón que le obligó a formar en el oficio de la costura y el dedal a un significativo número de jóvenes vallepascuenses, quienes tutelados por él, se convirtieron en costureros de profesión. En información dada por uno de sus pupilos, el reconocido sastre don Gustavo González, señala que entre los que aprendieron el oficio recuerda a los ciudadanos Juan José González, Pedro Vegas, Fernando Ulloa, Valentín Torrealba, Pastor González, Arturo González, Pragedes “La Negra” González, entre otros, además de los venidos de Caracas y Maracaibo: don Tito y maestro Juan.  La nómina del personal de Sastrería “La Mejor”, llegó a estar integrada por 36 trabajadores: 22 pantaloneros y 14 auxiliares (prácticos en el corte de telas, confección de fluxes y liqui-liquis).
            A principio de los años sesenta, la Cámara de Comercio del para entonces Distrito Infante, publicó una nota de don Carlos Zambrano, que dice:
Ex venerable Maestro de la Logia Libertador, miembro de esta Cámara de Comercio, propietario de la conocida sastrería LA MEJOR, y elemento que goza de merecido aprecio en La Pascua… Sobre el desarrollo de la ciudad, opina así: Indispensable es en La Pascua una Casa-Hogar y una Escuela Correccional. Que estos institutos ayuden a la infancia desamparada y mejoren corrigiendo eficazmente la deficiente educación de la juventud preterida, sin tener actualmente donde aprender un arte, un oficio que les permita el alcance de una vida mejor… La comunicación telefónica con Caracas en el aspecto comercial sería de gran importancia.
            Casado con doña Carmen de Zambrano; don Carlos fue un hombre de progreso y de bien, fiel intérprete del tiempo que le toco vivir en esta ciudad, donde murió el 21 de junio de 1964. Vive en el recuerdo de quienes le conocieron y formó en el oficio de la sastrería, entre ellos, “Gustavito” González, quien desde su taller de Sastre en la calle Retumbo, esquina de la Sociedad Socorro Mutuo, evoca su ejemplo y sus enseñanzas. 

            Valle de la Pascua, enero de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada