jueves, 15 de marzo de 2012

PRONUNCIAMIENTO EN VALLE DE LA PASCUA A FAVOR DEL GENERAL JOSÉ ANTONIO PÁEZ (Año 1862)


FELIPE HERNÁNDEZ G.
UNESR/Cronista de Valle de la Pascua
            Entre los años 1859 y 1863 se desarrolla en Venezuela el enfrentamiento militar entre las tendencias conservadoras y liberales, que determinaron la Guerra Federal, hecho histórico también conocido con los nombres de Guerra Larga o Guerra de los Cinco Años. Está considerado el enfrentamiento bélico más largo y más costoso para Venezuela tras su independencia. Los conservadores, grupo oligárquico surgido de la guerra de Independencia, se oponían a modificar el orden social establecido desde la colonia. Por otro lado, los liberales, proclamaban los ideales de libertad e igualdad. Durante la guerra, los liberales eran conocidos con el nombre de federalistas ya que el federalismo y la autonomía de las provincias eran sus reivindicaciones principales.
            Considerado el hombre providencial, el general José Antonio Páez, vuelve a Venezuela el 18 de diciembre de 1858 a solicitud del presidente Julián Castro y de la Convención de Valencia, para encargarse del ejército y de la pacificación del país, convulsionado por el alzamiento de los promonaguistas, liberales y federalistas. Cuando estos últimos proclaman la Federación el 20 de febrero de 1859 en Coro, el gobierno central nombra a Páez jefe de operaciones en la Provincia de Carabobo; pero al no obtener las amplias facultades que exige, renuncia en abril, y opta por regresar a los Estados Unidos, país en el que había estado durante su destierro. A su regreso, sustituye a Pedro Gual como Jefe Supremo de la República, el 10 de septiembre de 1861. Todo el año 1862 y parte de 1863, conduce Páez la guerra contra los federalistas encabezados por Juan Crisóstomo Falcón.
            El 24 de enero de 1862, durante la dictadura del general José Antonio Páez, un significativo número de vallepascuenses se pronunció a favor del gobierno del general Páez, el acto de apoyo se realizó en la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria de Valle de la Pascua, y quienes firman el manifiesto exponen que “suscriben el manifiesto en la Iglesia Parroquial con el objeto de hacer protestación de la fe política que profesan y han profesado siempre”. El acto lo realizan en señal de arrepentimiento por otro pronunciamiento contrario que habían hecho un año antes, en el mes de junio de 1861, por lo que agregan: “…ese pronunciamiento mencionado fue obra de nuestra parte, de las circunstancias, más no de nuestras creencias políticas ni de nuestra voluntad que reconocen por fundamentos los sacrosantos principios que a los buenos ciudadanos imponen la moral y el orden”.
            Luego hacen declaratoria de adhesión al general Páez, ordenan enviar copia del acta respectiva a las autoridades militares y civiles de mayor rango, y manifiestan su repudio al caos que produce la guerra, estimulada por todos, centralistas y federalistas. 
            El manifiesto lo firman: presbítero Juan Santiago Guasco, Ricardo Escobar Gutiérrez, Carmen González, comandante militar de la plaza José María Ponce, Jesús Inciarte, José Sotero Álvarez Urbina, Calixto Silva, Julián López, José María Cobeña, José Rafael Escobar, Ramón González, Federico Pérez y Juan Félix del Corral.
            El pronunciamiento de Valle de la Pascua a favor del general Páez, es firmado por los principales que habitan el poblado, sin distingos ideológicos, considérese el caso del Pbro. Juan Santiago Guasco, hombre de mentalidad liberal, quien encabeza la lista de firmantes, así como José Sotero Álvarez, primer esposo de doña Rita Romero, conocida liberal y una de las mujeres más importantes de Valle de la Pascua durante la segunda mitad del siglo XIX.
            El Pronunciamiento de Valle de la Pascua… es un signo de los eternos vaivenes de los sectores económicos ante quienes ostentan el poder político, ya lo dijo el filósofo y político italiano, Antonio Gramsci (1881-1937), “Industriales y agrarios no poseen partido político”, esta es la razón histórica por la cual este grupo local podía amoldarse a la situación política imperante. Ya antes habían apoyado a los Monagas, ahora a Páez y después de la firma del Tratado de Coche en abril de 1863 a la Federación, hasta convertirse en los más genuinos liberales amarillos, movimiento con el que colaboran administrativamente hasta el momento de su caída a finales del siglo XIX.     
         Valle de la Pascua, marzo de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario